AURORA VENTURINI LAS PRIMAS PDF

Viramar Read more Read less. Learn more about Amazon Prime. The story of how I came across the book is fairly standard stuff—an international book fair, an editorial director who knows my tastes all too well. Learn more about Amazon Fenturini. Signally, however, her augora is heard only by the reader, or nearly so: Related Video Shorts 0 Upload your video. Since then she has published five more books, each to wider critical acclaim than the last.

Author:Kigasida Maukree
Country:Colombia
Language:English (Spanish)
Genre:Business
Published (Last):23 December 2008
Pages:382
PDF File Size:7.81 Mb
ePub File Size:19.55 Mb
ISBN:791-9-94326-623-3
Downloads:79291
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mugor



El padre de Aurora Venturini se llamaba Juan. El padre de Aurora Venturini no tiene nombre. Aurora Venturini no tiene padre: tiene versiones. Tiene las manos —afectadas por alguna dolencia de las articulaciones- apoyadas en una mesa redonda cubierta de papeles y libros. Espera a que su visita se siente y entonces ella misma se deja caer, sin dificultad, en su silla de ruedas. Porque Las primas soy yo. En casa todas mis hermanas eran retardadas.

Vivimos en un charco inmundo. Yo iba siempre a Europa. Ahora ya no puedo. Buena gente. No tienen piedad. Ahora camino un poco, pero no puedo sin la silla o el caminador.

Son las pruebas de Dios. El pasillo que lleva hasta el departamento donde vive Aurora Venturini empieza y termina con cuatro escalones. Eso quiere decir que, sin ayuda, Aurora Venturini no puede salir de su casa. Cada vez que alguien llega o se va, ella permanece sentada, al otro lado de la puerta, como un animal al acecho que despide o espera. Lo que importa es todo lo que esas frases no dicen. Yo estoy asombrada con esta mujer.

Se desespera. Y cuando espero, es un horror. Todos los ambientes, excepto el comedor, son despojados: en la cocina no se ven adornos, en el cuarto hay una cama chica, una mesa de luz y una silla de madera. En el estudio, que desde el accidente ya no usa, hay una biblioteca con ediciones viejas, a punto de desintegrarse.

En el comedor, una mujer joven, algo gorda, con la dentadura arrasada, acerca un vaso de agua con sabor a pomelo. Ni abrir una botella. No es por despreciar, pero no tengo tema. Como soy un esqueleto, me rompo los huesos. Yo soy peronista y me ha costado mucho ser escritora por eso.

Hay diarios que no tienen en cuenta la calidad del que escribe sino otras cosas. Cosas de familia. Era bizco, pero interesante. Nombres, nombres, nombres. Nunca fui sociable. Mi madre era maestra. Mis hermanas. En fin. No era muy normal el pobre. Yo tampoco soy muy normal.

Yo debo ser una deficiente recuperada. Se indigna. Y bueno. A veces viene. Ella iba a la feria con la canastita, a comprar. El del puesto de queso, era. Tienen una casa de dos pisos, preciosa.

En realidad, mi hogar era un hogar muy disuelto. Mi madre era muy especial. Pero uno no quiere hablar. Lo otro es como si no hubiera pasado. Las cosas no pasan cuando uno no las nombra. Hay cosas que se me han borrado. Era un gran jugador. Tuvo muchos hijos y muchos murieron … Mi familia era radical. No estaba casi nunca. Yo creo en fantasmas. Si hay dios, hay diablo. Las maestras nos pegaban. Era terrible para ellos. Yo era solitaria.

Yo era como un erizo. Juntaba huevos de pato. Buscaba, sin encontrar, al basilisco, que, si te mira, te convierte en piedra. Yo soy la mayor de las hermanas. Casada con un banquero. Parece mentira que sea maestra, pobrecita. Ninguna fue a la universidad. Yo le digo a mi hermana Ofelia cosas terribles y se asusta. La vez pasada se fue a Uruguay con el marido, y vino una tormenta horrible.

Siempre tuve caballo. Yo puedo hablar con los animales. Aparecieron sus descendientes. No hay que criticar. Cada cual tiene su manera. Entonces me hice amiga de Ariadna. Y me contaba cosas. En el cuento pongo que lo que quiero significar es que todos tenemos derecho. Los anormales, los animales, los locos. Los sobresalientes. Todos tenemos derecho a la vida.

Yo admiraba a mis profesores. Es un lugar donde hay cosas tremendas. Atendido por monjas. Lo que se arrastran. Que espanto eso. Evita no era letrada, pero tenia una inteligencia natural, como surgida de la tierra.

El recuerdo. No quiero hablar. Dos desastres. Nadie puede. No puedo. Me da asco. Hay muchas cosas que me causan repugnancia. Me iba a Europa. Siempre tuve el pasaporte en regla. Para rajar. Yo no aguanto. Ellos se casaron porque insistieron. Pero a veces digo que Dios me perdone, porque hacer eso con la gente…Eso no se hace. Fue peor para ellos que para mi.

CHILAIDITI SYNDROME PDF

AURORA VENTURINI LAS PRIMAS PDF

.

SKR04 PDF

Aurora Venturini

.

Related Articles