CANTICO ESPIRITUAL DE SAN JUAN DE LA CRUZ PDF

Un pastorcico solo estб penado, ajeno de placer y de contento, y en su pastora puesto el pensamiento, y el pecho del amor muy lastimado. No llora por haberle amor llagado, que no le pena verse asн afligido, aunque en el corazуn estб herido; mas llora por pensar que estб olvidado. Que sуlo de pensar que estб olvidado de su bella pastora, con gran pena se deja maltratar en tierra ajena, el pecho del amor muy lastimado. Y a cabo de un gran rato se ha encumbrado sobre un бrbol, do abriу sus brazos bellos, y muerto se ha quedado asido dellos, el pecho del amor muy lastimado.

Author:Akizahn Kirr
Country:Armenia
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):22 May 2008
Pages:205
PDF File Size:10.11 Mb
ePub File Size:8.20 Mb
ISBN:678-2-28319-317-3
Downloads:76353
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Moogukazahn



Poeticidad del Cбntico. Valorar la obra de San Juan de la Cruz supone tanto como explicar los recursos del placer estйtico literario. Tal vez resulte conveniente a este propуsito traer a colaciуn la diferencia entre literariedad y poeticidad [1]. El valor del Cбntico escapa a lo meramente convencional pues reside en su encuentro imprevisible, i. La concepciуn de estos dos juicios de valoraciуn como estadios progresivos de la especificidad o cualidad de lo literario aporta una cierta seguridad objetiva -aunque no demasiada- a la hora de acometer el estudio de los procedimientos empleados por San Juan en su obra.

La experiencia mнstica. Acerca de la utilizaciуn del sнmbolo en el Cбntico. San Juan se mueve entre la imposibilidad de decir y la imposibilidad de no decir[7]. Me voy a referir a continuaciуn al modo en que consigue el autor superar la dificultad comunicativa que entraсa el tema mнstico [10]. Concepto de sнmbolo.

Sнmbolo y alegorнa. Como se ha expuesto en multitud de ocasiones, merced al empleo del sнmbolo puede San Juan comunicar una experiencia singular de manera que sugiera en los lectores una emociуn semejante en нndole e intensidad. La respuesta parece tautolуgica: en su simbolismo, es decir, en su imposible degradaciуn simbуlica, concretizaciуn o reducciуn a alegorнa [11].

Para Jung, la alegorнa es una especie de reducciуn del sнmbolo al papel de mero signo, a la designaciуn de una sola de sus posibilidades seriales y dinбmicas. La alegorнa resulta de la mecanizaciуn del sнmbolo, por la cual su cualidad dominante se petrifica y la convierte en signo, aun aparentemente animado por su ropaje simbуlico tradicional [12].

En la distinciуn entre uno y otra suele aducirse, ademбs del criterio ya expuesto, otros factores. Asн, el carбcter conocido o desconocido, abstracto o no, del objeto u operaciуn representado, la direcciуn en que se produce el fenуmeno o el diferente tipo de conocimiento que suponen; v. De ahн que la alegorнa -intelectual- susceptible de una sola interpretaciуn, se oponga al sнmbolo -intuitivo [13]-, que admite una pluralidad de interpretaciones.

La cursiva es mнa. Las funciones del sнmbolo en el Cбntico. El sнmbolo desempeсa al menos las siguientes funciones en el poema de San Juan: a Funciуn didбctica: No se debe olvidar en atenciуn a los destinatarios y a la intenciуn originales del poema que los sнmbolos tienen una funciуn didбctica primordial. Tal vez sea este el aspecto que me ha de resultar mбs complejo de explicar en nuestros dнas puesto que la literatura se ha desvinculado de toda intenciуn moralizante, pero me parece indudable que San Juan no se aparta del uso tradicional del mecanismo simbуlico: pretende comunicar una lecciуn.

No se trata tanto de ilustrar un modelo de comportamiento en la lнnea de las odas de fray Luis cuanto de exponer un objetivo ideal con una orientaciуn programбtica mнnima subyacente. El simbolismo es el arte de pensar en imбgenes, perdido por el hombre civilizado. Se trata de una lengua olvidada, de un lenguaje perdido, parafraseando algunos tнtulos sobre el tema, que San Juan es capaz de revivir [16]. El carбcter de objeto intemporal del sнmbolo per se, al menos en su estructura нntima, puede motivar el actual aprecio de la obra pese a la pйrdida de ese lenguaje, pues el Cбntico apela de manera directa -como pretendнa Wagner con su mъsica- al inconsciente.

La interpretaciуn objetiva del sнmbolo es lo que denominamos comprensiуn. La subjetiva consiste en la traducciуn de su significado mбs general y profundo a un momento concreto particular, a unos casos determinados y difiere de lector a lector conforme a su diversa capacidad.

La interpretaciуn psicolуgica se halla en un punto intermedio. Para ello establece relaciones analуgicas [21]. El factor de igualdad entre el amor humano y la mнstica es la uniуn efнmera con Dios, con el Amado [23] que produce la plenitud que anhela la carne, como observa Gabilondo cfr.

Desde la posiciуn lectora que sostendrй, sin embargo, simbolizante y simbolizado gozan de la misma categorнa experiencial, sensitiva, comunicativa y vital. Asн, no debe creerse que la implicaciуn simbуlica anule el valor concreto y especнfico de un objeto u operaciуn. El simbolismo aсade un nuevo valor a ese objeto o acciуn sin atentar por ello contra sus valores propios inmediatos o histуricos [24].

Quisiera aсadir, con todo, pues nos estamos refiriendo a un mнstico, la frecuente imbricaciуn que la lуgica simbуlica presenta con la vertiente religiosa del ser humano. El espнritu simbуlico huye de lo determinado y de toda restricciуn constrictiva.

Esto es realizado por la alegorнa, como derivaciуn mecanizada y reductora del sнmbolo, que es una realidad dinбmica y un plurisigno cargado de valores emocionales e ideales, esto es, pura vida. La cursiva es mнa en este y en los prуximos casos. Para Durand cit. Equilibrio psicosocial, antropolуgico ABC Cultural , lo cual no puede dejar de extraсar si lo que expresa el santo no es mбs que una experiencia amorosa en un бmbito idealizado al uso renacentista, etc.

De otro lado, tambiйn se queda corta la interpretaciуn que constriсe el simbolismo a mera alegorнa v. Dбmaso Alonso, Cuesta En definitiva, mбs que una lectura, una vivencia del poema - y me refiero a lo afectivo-, correlativa a la que le dio origen.

Un ejemplo de lectura. La lira 24 ha sido considerada como una de las mбs problemбticas por su resistencia a mostrar un referente concreto.

Quizб tambiйn por eso parece una de las mбs hermosas. Reza como sigue: Nuestro lecho florido de cuevas de leones enlazado, en pъrpura tendido, de paz edifficado, de mil escudos de oro coronado. La uniуn ya se ha producido, probablemente desde la estrofa trece, y aun antes de la primera, y se reiterarбn las referencias a ella o a un trance ulterior similar en estrofas posteriores, incluida la postrera, en absoluto anticlimбtica, sino fуrmula de recomienzo del ciclo temporal.

Observo a este respecto en el CE, mбs que la mera confusiуn temporal que persigue la cancelaciуn de los procesos humanos a travйs de prolepsis [31] y analepsis la presencia de una clara intenciуn de simultanear toda la acciуn del poema para mostrar la inefabilidad del sentimiento, de lograr que todas las estrofas arriben en el inconsciente lector de manera conjunta al tйrmino de su lectura o allб donde esta se detenga, gracias a un sistema de relaciones muy complejo del que no puedo dar cuenta ahora.

Tal cancelaciуn del pensamiento lуgico del lector, desvalido ante la ausencia de suelo firme donde asentarse tiempo lineal, espacio determinado , genera la posibilidad de su apertura a una nueva vнa de conocimiento caracterнstica de la experiencia mнstica -el sapere- al que se accede per nescientiam, a diferencia de la vнa iluminativa -intelectiva, no intuitiva-, ya que el poema le impone su participaciуn.

En la presente estrofa San Juan emplea el mismo procedimiento de yuxtaposiciуn de sintagmas ya manifiesto en las liras 13 y 14 [32]. En este caso se trata de sintagmas preposicionales dependientes del primer verso, un sintagma nominal. Sin embargo, la precisiуn espacial queda, prima facie, salvaguardada. En esa capacidad del poema para superar las barreras lуgicas para acceder a lo mбs profundo del lector, allб donde no existen diferencias espaciales -ni, como se ha indicado, sucesiуn cronolуgica- radica el valor del CE y la posibilidad de disfrute por parte de todo tipo de lector, sin distinciуn de ninguna clase [33] pues, a decir verdad, se trata de un espacio insуlito un lecho florido enlazado de cuevas de leones, edificado con una materia abstracta y coronado de oro al que no se sabe cуmo se ha llegado, si no es por vнa analуgica y por remisiуn a un ambiente literario y bнblico -ya que los amantes se hallaban debajo del manzano en la estrofa anterior y no se ha hecho menciуn en el trascurso del el poema de atributo alguno de riqueza, realeza o poder de los amantes.

Es seguramente la plenitud que siente la amada la que produce la evocaciуn de este ambiente. Vide tambiйn el artнculo de Vicente, cit. Algъn caso en Valente, Ensayo sobre Miguel de Molinos. Rosa Lida. Alude a los testimonios de monjas correligionarias del santo acerca del placer que sentнan al cantar las liras sin saber quй podrнan significar, Pablo Jauralde.

Se trata de dos tipos extremos de lector. Ambos gozan estйticamente del Cбntico. Ninguno puede dar cuenta de su sentido concreto. Sobre los dos posibles niveles de lectura, vide infra. Nуtese por ahora tan sуlo que la permanente sorpresa a que nos somete el texto no es уbice a que se realice una lectura superficial y se guste de йl. Tampoco podrй abordar sino de manera tangencial las ideas de analogнa y tiempo mнtico en el poema a que parecen apuntar algunos autores, v.

A este respecto, ademбs, habrнa que introducir un paradigma respecto del cual poder enjuiciar dicha perfecciуn o mayor adecuaciуn o separaciуn de un canon, problema muy difнcil de resolver por cuanto que no parece que a San Juan le interese como a Garcilaso o al agustino la traslaciуn de un gйnero clбsico a la lengua vulgar.

Otra cosa es que crea que su voluntad debe determinar la direcciуn de la interpretaciуn de los lectores. Yndurбin, Poesнa, p. Alude, como Jauralde, a la vaguedad e indeterminaciуn de todas las circunstancias del poema, pero subsisten tйrminos propios de una concepciуn lineal, no mнtica o simbуlica del CE, v.

Jung, cit. Tengase esto en consideraciуn en relaciуn con el siguiente apartado. No todos los seres humanos se hallan al mismo nivel de evoluciуn espiritual Cirlot, pp. Compбrese con la estructura de la psique en Jung.

A mi juicio, puede diferenciarse dos planos de operaciуn simbуlica: un simbolismo de temas y un simbolismo de motivos. A aquel me referirй en el presente apartado c. Sobre este ya he dicho algunas palabras sin menciуn explнcita de su rango. Se basa en el carбcter multidireccional de las implicaciones de las cuarenta liras, vinculado a la simultaneidad de la experiencia relatada en tiempo mнtico, que permite su consideraciуn ya autуnoma, ya entrelazada.

En el neoplatonismo, la superaciуn de contrarios es precisa para acceder a la sabidurнa, cuyo mбs elevado exponente reside en la contemplaciуn de la belleza de Dios. Me parece una analogнa a la que debe atenderse. Sobre los movimientos de interiorizaciуn y de ascenso en el CE, Yndurбin y Vicente. Cirlot, p. En relaciуn con el apartado anterior, dice Schneider que el sнmbolo ha de poder exponer simultбneamente los varios aspectos tesis y antнtesis de la idea que expresa porque el inconsciente ignora los distingos de la contraposiciуn.

En la relaciуn microcosmos-macrocosmos, el mundo se concibe respecto del patrуn humano. La direcciуn del anбlisis puede explicar el hombre por el mundo caso del ritmo comъn de Schneider o el mundo por el hombre como sucede en el arquetipo de Jung. El componente espiritual asoma, sin gйnero de duda, en la estrofa Nуtese la confusiуn terminolуgica. Uno de los rasgos esenciales del sнmbolo para Mircea Elнade consiste, precisamente, en la simultaneidad de los sentidos que revela, de los valores que representa, en contraste con la alegorнa y la metбfora.

Para la distinciуn entre tiempo lineal y tiempo mнtico o circular que subyace a esta exposiciуn, me remito a Paz, Hijos del limo. Para la caracterizaciуn de la mayor perfecciуn espiritual de este sobre aquel baste aludir a la concepciуn del cнrculo como figura de mбxima perfecciуn, susceptible de regenerarse hasta el infinito.

Pero lo que me interesa seсalar es el grado de duda que permanece en el autor al realizar dicha afirmaciуn, нndice de la imposibilidad de acceso racional al tiempo del CE. Para Yndurбin, existen puntos de contacto entre las estrofas 13 y 14 y la 23 y la coinciden en ser el resultado de una satisfacciуn y expresiуn de la plenitud que embarga a la amada tras la uniуn y el desposorio, respectivamente : por ello, no hace falta articular la realidad.

Basta nombrarla. Ademбs, parece existir un perнodo elidido en la acciуn que media entre las estrofas 13 y 14 y entre las liras 23 y Un lector culto podrб percibir en los diversos elementos de la estrofa las connotaciones que seсala Yndurбin pp. Al plantearme el comentario de esta lira pensaba referirme a algunos factores que implican la necesaria estimaciуn conjunta de los diversos planos de lectura posibles, que se hallan inextricablemente unidos.

Revista de estudios literarios.

DIARY OF A WIMPY KID THE UGLY TRUTH FILETYPE PDF

Un cántico imposible. “Cántico espiritual”, de San Juan de la Cruz

.

ANTON VALUKAS LEHMAN REPORT PDF

CANTICO ESPIRITUAL

.

Related Articles