DESCARGAR LIBRO LIBRE AL FIN LARRY HUCH PDF

Del llanto y del goce PDF Online. Le village au bout du monde Online. Vivre, travailler, croire, se distraire 51 av. Der magische Kristall Online.

Author:Munris Sagul
Country:Costa Rica
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):7 February 2016
Pages:469
PDF File Size:11.3 Mb
ePub File Size:9.46 Mb
ISBN:838-3-78086-787-2
Downloads:97426
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Samunris



Un par de minutos despus de haber subido nosotros al taxi, otro auto se nos haba apareado en el camino. Sus ocupantes le comenzaron a gritar a nuestro conductor: "Detenga ese auto!

Saque a esos gringos! Los vamos a matar! Tambin usaron unos cuantos adjetivos descriptivos ms. Despus, siguieron adelante. Por fin me estaba dando cuenta de que haba sido una mala idea realizar aquella salida. Necesitbamos volver a subir la montaa para ir a mi rancho con la mayor rapidez posible. All estaramos a salvo. Yo estaba sentado en el asiento trasero del taxi, detrs del conductor. Jim estaba a mi lado, y Laura iba al frente, porque hablaba mejor espaol que nosotros.

Estbamos en algn lugar de las afueras de la ciudad de Medelln, en Colombia. Era casi de noche, y aquellos caminos se volvan ms peligrosos de noche. Sin embargo, a nosotros nos pareca que no tendramos problemas mientras nos mantuviramos en los caminos principales, donde haba ms gente. Pero el conductor haba hecho un giro en lugar de permanecer en el camino principal, como le habamos dicho, y de repente se meti en un camino secundario que suba a las montaas.

Nosotros nos pusimos muy nerviosos y le comenzamos a hacer preguntas: "Por qu gir aqu? Dnde va? En aquellos momentos ya haba anochecido y no haba casas, ni luces, ni gente por los alrededores. Sera posible que nos consideraran vendedores de drogas marcados para eliminarnos? O saban que tenamos mucho dinero para comprar cocana? Tal vez, nos iban a matar, llevarse el dinero y quedarse con la cocana.

Me comenc a dar cuenta de que, comoquiera que fuese, ellos iban a conseguir lo que queran, y nosotros bamos a estar muertos. Le seguimos gritando al conductor; "De la vuelta! Llvenos donde estbamos! Pero l no lo quera hacer. Entonces, dos autos que no supimos de dnde salieron, nos rodearon, pero no al mismo tiempo, sino que uno qued delante de nosotros y el otro detrs. Nunca he sentido tanto miedo en mi vida. Todo el mundo gritaba y gema al mismo tiempo; unos en ingls y otros en espaol, lo cual aumentaba la confusin y la intensidad del miedo.

Aunque Jim y yo no entendamos todo lo que se deca, y el taxista no hablaba ingls, tal vez las palabras se perdieran, pero su significado estaba bien claro. Sabamos que nos haban hecho una encerrona para robarnos y matamos, y que nuestro conductor estaba metido en el complot.

La semana anterior habamos odo por la radio que les haban roto la puerta del cuarto a dos turistas en un hotel. Al hombre le robaron y lo mataron, y a la mujer la violaron. Aquel lugar era peligroso. Todos sentamos pnico, y a m me pareci que necesitbamos matar al taxista y tomar el control del taxi, o nos podamos dar por muertos.

Me saqu el cinturn y grit: "Dile que pase a ese auto, o lo voy a matar! Laura me gritaba en ingls: "Todava no, Larry. No lo hagas", mientras que le gritaba al conductor en espaol al mismo tiempo: "Pselo! Tenemos que salir de aqu Los dos automviles estaban pegados a nosotros. Yo calcul que era entonces o nunca.

Agarr el cinturn con los dos puos y me prepar para pasarlo sobre la cabeza del conductor y ponrselo al cuello. Entonces le grite a Jim: "Yo tiro de l y lo traigo para atrs; t salta al asiento delantero, toma el timn y no te detengas por nada.

En ese mismo momento llegamos a la parte ms alta del monte y vimos las luces del poblado. Los otros dos autos se salieron silenciosamente del camino y desaparecieron en la oscuridad. El taxista nos haba estado diciendo la verdad.

Nunca habamos estado en peligro, y yo me haba preparado para matarlo sin razn alguna. Cuando nos dej en nuestro rancho, yo estaba en un dilema tan fuerte entre el pnico, la ira y el alivio, que apenas saba qu pensar.

Aquella misma maana, al despertarme, nunca se me habra ocurrido que por la noche estara pensando en matar a alguien. Aquello ya era malo de por s, pero lo que realmente me molestaba cuando sal del taxi era que en realidad no me pareca incomodar que hubiera estado listo para matar a alguien tan de repente. Me di cuenta en aquel mismo instante que mi ira y con ella mi vida misma- estaba fuera de control Continuamente conocemos u omos hablar de personas de todas partes que tienen necesidad urgente de respuestas, y estn a punto de echarlo todo a rodar con respecto a ellas mismas, a sus amigos o a su familia, debido a alguna atadura que hay en su vida, Hay quienes llegan a la realidad con una sacudida cuando las esperanzas y los sueos que tenan para su vida o para la de sus hijos quedan destrozados.

Tal vez otros teman que estn perdiendo el control de una batalla de toda la vida contra sus propios demonios privados de las drogas o la dependencia de sustancias qumicas, los juegos de azar, la mentira, el engao, la ira, la violencia, los maltratos sexuales, el divorcio o la enfermedad.

Con frecuencia hablo con personas que tienen grandes aspiraciones, talentos y posibilidades de xito, pero no parecen hallar la manera de abrirse paso. Su vida consiste en una serie de fracasos repetidos en los negocios, como consecuencia de un espritu de pobreza o de fracaso. La depresin parece estar en sus peores tiempos entre las personas de todas las profesiones. Muchos han logrado convertir en realidad por fin los sueos de su vida, pero se sienten perseguidos por unas tenebrosas sombras o un gran 6 vaco.

Les he ministrado a artistas y atletas profesionales que han llegado a grandes alturas en cuanto a fama y fortuna, pero lo han perdido todo.

Este tipo de situaciones exige una explicacin. Anhelamos hallarles un sentido a este tipo de sucesos tan destructores, en especial cuando nos estn pasando a nosotros, o a alguien a quien amamos. En los ltimos aos se ha hablado mucho en los noticieros acerca de unas investigaciones mdicas que estn tratando de determinar por qu hay ciertos rasgos que pasan de una generacin a la siguiente.

Los investigadores reconocen que hay un esquema de funcionamiento definido, pero en realidad no pueden sealar las razones. Es algo gentico? Es algo ambiental? Sin duda, todas estas cosas tienen su papel, pero yo creo que hay una razn espiritual que es el principal factor determinante.

Algunos informes lo han llamado "equipaje familiar. La biblia lo llama iniquidad; maldicin de familia. Para que usted comprenda el maravilloso poder liberador de Dios en mi vida, es necesario que vea primero de qu fui liberado. S, yo era una persona sumamente irritable y violenta, pero mi vida ha sido transformada por el poder sobrenatural de Jesucristo. Y he aqu una buena noticia para usted: Lo que l ha hecho por m, lo va a hacer por usted.

Dios no hace acepcin de personas Hechos Creo evidente que la violenta ira que experimente aquel da en Colombia no apareci de repente en mi vida, de un da para otro. La ira, las drogas, el divorcio, o cualquier otra de las numerosas batallas con las que nos enfrentamos, son espirituales.

Son fortalezas espirituales que se meten en nuestra vida y en nuestra familia. A menos que sepamos descubrirlas y librarnos de ellas, van a permanecer con nosotros, van a crecer y se las vamos a pasar a nuestros hijos y a los, hijos de nuestros hijos. Recuerdo an el mismo da en el que el espritu de ira se comenz a apoderar de mi vida. Me sucedi algo terrible que me dej sintindome indeseado y solitario. Era muy joven, y recuerdo que me fui a mi cuarto a llorar.

All tirado en la cama, dej de llorar repentinamente, me sequ las lgrimas, me levante y, con los puos cerrados y rechinando dientes, me hice una promesa a m mismo. Nadie me iba a hacer llorar nunca ms. Con esa declaracin les abr una puerta a los espritus de ira, rechazo y violencia. Y desde aquel momento, pareca como si siempre estuviera enojado y buscando la forma de vengarme de alguien.

Si me miraban mal, o decan algo que no me gustaba, lo tomaba como una ofensa personal y poda suceder cualquier cosa. Entraba en pelea en un segundo, con palabras, con los puos, con un bate o con lo que encontrara que pudiera utilizar como arma. La mayora de mis blancos eran personas extraas, as que era algo impersonal y no pareca importarme. Cada uno de ellos no era ms que otro de esos que estaban "en contra ma". No me importaba a quin hiriera, y esta forma de conducta puso en marcha un principio bblico en mi vida: No os engais; Dios no puede ser burlado pues todo lo que el hombre sembrare, eso tambin segar.

Llegaron unos personajes en un auto, y nos comenzaron a dar gritos. Nosotros nos metimos de inmediato en nuestro auto para perseguirlos. Una pelea callejera ms; nada nuevo. Pero lo que yo no saba es que se trataba de una trampa. Mientras perseguamos a aquellos individuos por la calle, se metieron de pronto en un aparcamiento y salieron del auto a esperarnos. Ellos son seis, y nosotros cuatro.

No est mal, pens. Esto va a estar divertido. Pero de pronto, la diversin desapareci. Detrs de una pared salieron un par de docenas de personajes ms, que nos estaban esperando. Entonces descubr de repente que en realidad no nos haban estado esperando, sino que me haban estado esperando a m. Los tres individuos los que estaba se largaron, y ninguno de los otros se movi para seguirlos. Era a m al que buscaban. Me golpearon con bates, botas y puos. Lo siguiente que recuerdo es haber recuperado apenas la conciencia en el asiento trasero de un auto que se mova por un callejn.

MAJALAH TEMPO REKENING GENDUT PERWIRA POLISI PDF

DESCARGAR LIBRO LIBRE AL FIN LARRY HUCH PDF

.

JEAN BAUDRILLARD SIMULACRA AND SIMULATIONS PDF

Libre Al Fin - Larry Huch

.

Related Articles